Hoy en día hay tantos ejercicios que puede ser difícil decidir cuáles son los mejores para cada persona. Hacer ejercicio regular es un hábito que promueve una salud óptima y tal vez lo odies o lo ames, pero es un hábito muy valioso en tu vida. Y, siendo sinceros, no es tan complicado comenzar una rutina. Después de todo, la mayoría de nosotros lo hemos intentado más de una vez. El problema es practicarlo de forma constante.

Con mucha  frecuencia nuestro entusiasmo inicial se evapora y la energía disminuye poco a poco; nos distraemos por otras cosas que suceden en la vida, o tal vez no logramos ver resultados con suficiente rapidez y tiramos la toalla.

Éstas pueden ser algunas de las principales razones por las que nos cuesta tanto ser constantes, por eso debemos encontrar el ejercicio ideal que nos motive a practicarlo día con día.

David Moreno recomienda, para los que vamos empezando, poner mucha atención en la ejecución de los ejercicios, incluir movimientos básicos, como sentadillas, planchas, flexión de brazos, y desplazamientos, ya que esto nos ayudará a equilibrar nuestro cuerpo de la mejor manera. Pero sin duda alguna la mejor forma de iniciar es eligiendo algo que nos guste, así será más probable mantener la rutina.

Para algunos hacer ejercicio conlleva muchos factores que a veces no tomamos en cuenta: no nos gusta seguir el paso a nadie, no tener horarios fijos, o simplemente nos cansamos muy rápido de la rutina y máquinas del gimnasio.

David nos sugiere que a la hora de elegir una actividad o ejercicio consideremos algunas claves, como saber bien cuáles son nuestros objetivos, gustos, horarios y necesidades. Así podremos obtener los beneficios deseados con mayor facilidad y tener un mayor apego al programa de entrenamiento, que vaya de acuerdo con nuestros propósitos y metas.

Lo importante es elegir un tipo de actividad que sea apropiada a nuestras características personales y también a nuestros gustos, ya que no duraremos mucho practicando un deporte que nos resulta un suplicio o simplemente aburrido.

La buena noticia es que todo el esfuerzo será bien recompensado, al verse reflejado en un corto plazo y repercutiendo en muchas áreas de nuestra vida (sin darnos cuenta). Solo tenemos que enfocarnos en construir el hábito de hacer ejercicio y los beneficios se notarán. ¡Intentálo!