Estuve años y años queriendo, deseando, buscando todo lo que la publicidad y la moda prometían como lo mejor en productos de belleza y maquillaje para el cuerpo, el pelo, las uñas, etc. No importaba si tenía que tomarlo, embarrármelo, hacerme inyecciones. Uff. Lo que fuera para verme mejor. 

Hoy en día me siento liberada y feliz porque ya no gasto mi dinero en cosas que definitivamente no necesito. Porque he descubierto algunas herramientas que me ayudan a no caer en este fenómeno llamado consumismo:

 

Punto número 1: La verdadera belleza viene de adentro hacia fuera, y me gustaría platicar más de esto.

1.1 Lo que los seres humanos proyectamos desde el alma se refleja y transmite a los demás. ¿Te quieres ver bien? Cuida tus pensamientos. Alimenta tu mente y alma para convertirte en un ser feliz. Así estarás radiante. En cambio, si descuidas tu interior, tu bienestar personal, no habrá cremas ni magia que proyecten tu belleza.
 
1.2 Lo que nuestro cuerpo realmente necesita para estar radiante son los nutrimentos: las vitaminas y los minerales que están en los alimentos, en el sol y el aire. Ah, y hacer ejercicio. Así que en lugar de correr al centro comercial por el último producto de moda, mejor prepara un plan de alimentación para nutrirte bien y ejercítate con ayuda de expertos.

No creas que yo ya no compro cremas o algún rimel de pestañas, ¡claro que sí!, pero más allá de caer en la moda, me he tomado tiempo para buscar remedios realmente benéficos, con los que me sienta bien por dentro y por fuera.

Aquí te comparto algunos:

Para una piel joven y sana, mucha salud

1. Empieza tu día con un vaso de agua grande (ayuda muchísimo a la digestión).

2. Toma por lo menos un jugo de verduras al día (en el portal encontrarás varias recetas). De preferencia bébelo por la mañana, antes de cualquier otro alimento para que tu cuerpo absorba todos los nutrientes.

3. Haz ejercicio. Lo que puedas, lo que te guste, pero haz. No pongas de pretexto que no tienes tiempo o dinero: siempre puedes saltar, caminar, trotar o hasta jugar, si convives con niños.

4. Aléjate de la comida procesada. Cambia el pastelito lleno de químicos por una fruta (encuentra más consejos en la sección de #NUTRICIÓN).

5. Toma veinte minutos de sol, sin olvidar el protector solar. Estos baños luminosos son básicos para que las vitaminas y minerales se fijen en el cuerpo.

6. Respira profundo. Date tiempo para ser consiente de tu respiración (busca técnicas aquí)

7. Ríe y sonríe. La risa cura el alma. Aunque sientas que no es el mejor día, recuerda que estás vivo y solo por eso hay que estar feliz.

8. No juzguemos. No sabes lo que cada persona está pasando en su vida. Concéntrate en ti y en trabajar para estar mejor. Así contribuyes a mejorar el entorno, que tanto nos necesita.

Obvio tengo muchas más cosas que compartir y lo seguiré haciéndo. Si te late algún tema, no dudes en preguntarme a través de sara@somosnanuya.com

Todo esto lo comparto con mucho amor. ¡Ojalá te funcione! 

No olvides que siempre es bueno darse la oportunidad de hacer pequeños cambios que nos hagan sentir mejor.

Sara Maldonado