El post de hoy va dirigido a todos los que nos hemos propuesto comenzar a correr, aquellos deportistas nuevos o para los que por alguna razón tuvieron que parar su entrenamiento. Siempre es buen momento para salir de esa zona de confort, correr es un deporte fácil que no implica ningún gasto para tu bolsillo y en estos tiempos se ha convertido en la mejor opción para ponerse en forma, pues brinda grandes beneficios tanto físicos como mentales.

Aquí 9 pasos a tomar en cuenta:

1. Analicemos nuestro estado físico y marquemos objetivos razonables. Empecemos poco a poco, con rutas de 20 a 40 minutos; si sentimos que es demasiado, es necesario intercalar las carreras con caminatas, pero ¡atención!: no consumamos todas las energías el primer día. No vamos a ser atletas de primer nivel en la primera semana, lo que necesitamos es motivación. En los días siguientes incrementamos la distancia hasta los 40–50 minutos de carrera continua, aumentando los ritmos.


2. El valor supremo es la constancia. Podemos empezar corriendo un día sí y un día no, y cuando estemos acostumbrados, aumentamos la frecuencia. Escucha tu cuerpo, es más sabio de lo que imaginamos.


3. Para mejorar nuestros tiempos la clave está en salir de la “zona de confort”. Aunque es cierto que al principio se mejora rápidamente, es fácil acostumbrarse a los ritmos, por ello lo mejor es variar los entrenamientos con series e intentar dar el máximo esfuerzo.


4. Es muy común cometer el error de salir a correr los 50 minutos propuestos y al apagar el cronómetro damos por terminado el entrenamiento, sin embargo, es importante no olvidar hacer la serie de estiramientos antes y después de nuestra actividad física.


5. Para correr de forma saludable es imprescindible un par de tenis de calidad, para ello lo mejor es buscar una tienda especializada, hacerse un análisis de pisada y dejarse asesorar, siempre vale la pena invertir en ellos.


6. Combatir el frío. No cometamos el error de ponernos capas y capas de ropa, porque a los pocos minutos de comenzar a correr entraremos en calor; es más importante abrigarse bien y solo quitarse las prendas empapadas al terminar. Prestemos siempre especial atención a garganta y manos.


7. Una dieta sana y variada es el complemento perfecto del deportista. En cuanto a los entrenamientos, es mejor hacerlos al menos 2 o 2 horas y media después de comer. Recuerda siempre reponer los líquidos perdidos tras el ejercicio.


8. Las aplicaciones móviles son una magnífica herramienta para comprobar el progreso del entrenamiento, así como llevar el control, ya que se mide la distancia realizada, el tiempo y el ritmo por kilómetro. 


9. ¡Disfrutar, disfrutar y disfrutar!


Si estás interesado en comenzar a correr, te recomendamos nuestra guía para ejecitarte y no morir en el intento que te ayudara a empezar tu rutina fácil y rápido.