Muchas veces escuchamos que no hay tiempo para cocinar y desayunar por el ritmo de la jornada, otras… porque la gente pretende “ahorrar calorías” pero lo que no saben es que omitiendo esta comida, el organismo entra en shock al pasar más de doce horas en ayuno, el rendimiento en general no es el mismo, habrá agotamiento, falta de memoria y esto es porque el cerebro carece de la glucosa necesaria para su buen funcionamiento, la masa muscular se va perdiendo, las vitaminas y minerales no son absorbidas y la energía será nula, por éstas y más razones es indispensable tomarse el tiempo para disfrutar de un rico y nutritivo desayuno.

Aquí te damos algunas ideas…

  • Jugos naturales: hechos por ti en licuadora o extractor a base de frutas y verduras, sin duda una delicia que hará despertar a tu organismo, inyectándole vitaminas, minerales y una gran fuente de antioxidantes. (Incluye muchas hojas verdes; espinaca, kale, brócoli, calabaza, pepino, menta, perejil, cilantro, apio y agrega alguna de tus frutas favoritas) haz tus propias combinaciones. ¡Te encantarán!
  • Huevos en todas sus modalidades: pochados, cocidos, estrellados, revueltos, en omelette. Juega combinando con vegetales: champiñones, espinaca, flor de calabaza, acelgas y más. ¿Qué tal un poco de queso fresco o queso de cabra? ¡Delicia total! Recuerda elegir los de “libre pastoreo” sin duda, una opción más saludable.
  • Cereales: avena, quinoa, granola casera, chía… combinados con agua o alguna leche vegetal (coco, hemp, arroz, almendra) gran fuente de energía que combinado con fruta será una bomba de placer al paladar.

Deja remojar dos cucharadas de avena más una de chía en tu leche vegetal favorita, agrega un poco de canela, un toque de miel o stevia y al día siguiente decora con tu fruta favorita y a disfrutar.

  • Hot cakes de camote, plátano, avena, betabel… tu imaginación no tiene límites así que juega con los ingredientes y arriésgate. (Leche vegetal, huevo orgánico, canela o cardamomo, harina de avena y tu fruta o vegetal favorito)… mezcla todo a la licuadora, coloca en un sartén con un poco de aceite de coco o ghee y a comer!
  • Fruta en rebanadas o gajos, sin duda algo práctico y muy saludable, procura no combinar al menos que sean frutos rojos.
  • Yogurt griego natural con frutos y superalimentos (cacao nibs, coco rallado, corazones de hemp, goji berries etc)
  • Sándwich: de vegetales, pavo, atún, pavo y queso fresco o aguacate son una opción rápida, deliciosa y nutritiva. (Recuerda siempre utilizar pan de cereales, artesanal, de granos, evitando los comerciales que están llenos de conservadores lo que resulta poco saludable)
  • Ensalada: hojas verdes, proteína (atún, salmón, pavo) leguminosas (quinoa, frijoles, arroz integral o salvaje) y vegetales.

*Las barras de proteína al igual que los batidos son para aquellos donde la actividad física es demandante y su gasto calórico también. Por lo que solo se recomienda consumirla solo en esos casos o bien cuando no se tuvo el tiempo de preparar alimento alguno.

Procura siempre llevar alguna fruta o bien, un mix de verduras (zanahoria, pepino, jícama) un poco de sal del Himalaya y limón, otra gran opción es un mix de nueces y semillas para esos momentos de antojo de medio día o media tarde. ¡Serán el snack perfecto!

Con estas ideas de desayuno, ya no hay pretextos para no hacerlo. Algunas opciones son más sencillas, así que todo depende de ti.

¡A tomarte el tiempo para desayunar rico y sano!