Si organizas bien la basura esta se puede reciclar y transformar en algo útil, produce una reducción notable de la contaminación en tu ciudad y mejora la calidad de tu vida a largo plazo.
 
Hay países cuyos modelos de gestión de residuos le permiten aprovechar más del 90% de estos. ¿Tu ya comenzaste?
En la Ciudad de México la normativa vigente señala que tienes que separar los residuos en tres contenedores y, un día a la semana, tienes que desechar los de manejo especial y voluminoso.
 
Ten en cuenta:
 
Residuos Orgánicos (bote verde): 

Son todos aquellos residuos de origen natural que pueden degradarse, por ejemplo: cáscaras de fruta o verdura, restos de comida, cascarones de huevo, pan, tortillas, filtros para café, bolsitas de té, heces de animales, lácteos (sin recipiente), huesos, semillas, flores, pasto y hojarasca. Con ellos se pueden crear otros subproductos como abonos para jardinería, alimento para animales de granja, jabones o biogás (combustible creado a partir de los gases que genera la materia orgánica).
 
Inorgánicos reciclables (bote gris):
 
Estos desechos son: papel, cartón, vidrio, plástico, metales, ropa, textiles en general, madera, aluminio (latas) y tetrapack. Si están bien separados y no contaminados con otros residuos, se puede realizar con ellos otros productos. Los plásticos y el aluminio, por ejemplo, pueden reciclarse hasta más de siete veces (o ilimitadamente, en algunos casos). Cuando esta basura es reciclada, miles de toneladas no llegan a los vertederos de la ciudad y se reduce la contaminación. 
 
Inorgánicos, no reciclables (bote naranja): 
 
No todos los residuos pueden reciclarse, aunque en algunos países esta categoría se usa para la generación de energía calórica, aún en México estos van a los vertederos en su mayor porcentaje, por ello es fundamental que se separen bien del resto de la basura que sí es aprovechable. A tener en cuenta, se trata de: colillas de cigarro, residuos sanitarios, toallas sanitarias, condones, chicles, isopos, pañales, plásticos que dicen en el empaque que son oxo, foto o termo degradables, unicel, celofán, bolsas de frituras, calzado, plumas, plumones, lápices. Recuerda que si los desechas eficientemente, pueden también ser evaluados para su aprovechamiento térmico.
 
De manejo especial y voluminoso:
 
Estos residuos por sus componentes o gran tamaño requieren un tratamiento especial. Cada delegación de la Ciudad de México estipula un día especial para recogerlos de tu Colonia. Se trata de productos electrónicos, informática, telecomunicaciones, alumbrado, herramientas eléctricas y electrónicas, instrumentos de vigilancia y control, muebles, radiografías, pilas y baterías con litio, níquel, mercurio y zinc, colchones, juguetes, equipo deportivos o de ocio, llantas y equipos sanitarios. Esta basura contiene muchos componentes que se pueden extraer, seleccionar y se convierte en materia prima para la creación de nuevos productos.
 
Es importante que sepas que, además, cuentas con:
 
 
Organizar los residuos es bueno para tu salud, equilibrio y bienestar. ¡Y también para tu entorno!
 
Por: Julio Diez Testa