Un estilo de vida saludable, el ejercicio constante, la alimentación correcta y variada son excelentes aliados para mantenerse sano.

La diabetes es un padecimiento que no permite el adecuado  control de azúcar en la sangre. Cuando se sufre de diabetes, el cuerpo no produce suficiente insulina o no puede utilizar su propia insulina eficientemente. La insulina es una hormona producida para facilitar el transporte de la glucosa a las células del organismo.

Te presentamos algunos consejos prácticos que te ayudan a tener una mejor calidad de vida:

  • Hacer un plan de alimentación bajo en calorías, grasas, azúcar y sal, que además de nutritivo sea delicioso; actualmente hay muchas opciones exquisitas.
  • Reducir los niveles de estrés ya que esto incrementa los niveles de azúcar en tu organismo. Es muy importante tener una actitud positiva.
  • Mantenerse activo todos los días mínimo 30 minutos. Caminar, subir escaleras, correr, hacer elíptica, bicicleta, practicar yoga, entre otros, son muy buenas opciones.
  • Hacer chequeos constantes de signos vitales, niveles de glucosa en la sangre, peso y talla, con visitas al médico por lo menos dos veces al año.

Existen alimentos con nutrientes importantes para las personas que padecen diabetes. A continuación te enseñamos algunos:

  •  Cítricos: naranja, toronja, limas y limones, estos contienen la llamada fibra soluble (ayuda a regular los niveles de azúcar presión sanguínea) y vitamina C (necesaria para el crecimiento y reparación de tejidos).
  • Vegetales de color verde oscuro: espinaca, col de Bruselas, berza o col rizada (kale). La vitamina A ayuda a la vista, a la piel y combate infecciones.
  • Nopal: contiene una gran cantidad de fibra, también calcio. Ayuda a reducir los niveles de glucosa, triglicéridos y colesterol.
  • Aguacate: es una gran fuente de fibra, disminuye el colesterol y ayuda a nivela niveles de azúcar en la sangre.
  • Tomate: tiene hierro, vitamina C y E. Equilibra la presión arterial, regulariza niveles de colesterol. Ayuda a la piel y a la cicatrización.
  • Ciertos frutos rojos como: arándanos, fresas, frambuesas y moras ya que contienen antioxidantes, vitamina C, potasio y fibra.
  • Pescados ricos en omega 3: salmón, sardina, trucha, anchoa, hígado de bacalao. Los ácidos grasos ayudan a bajar niveles de triglicéridos en la sangre y la presión arterial.
  • Lácteos bajos en grasa: gran fuente de calcio y vitamina D que mejora células beta productoras de insulina. En este rubro se puede incorporar la leche de almendras aunque no sea de origen animal.
  • Nueces: contienen ácidos grasos omega 3 y ayudan a controlar el azúcar y los lípidos en la sangre.
  • Frijoles: negros, bayos, pintos, moteados etc., no importa la variedad que escojas. Son altos en fibra, proteína, magnesio y potasio.
  • Camote: tiene fibra, potasio y vitamina A y su índice glicémico es más bajo que el de la papa.

Recuerda que antes de introducir nuevos alimentos a tu dieta u omitir otros, es importante consultar a tu especialista en salud para que te indique la frecuencia y cantidades en la que debes consumirlos.

Es posible mejorar tu calidad de vida y sentirte bien con una buena alimentación.