Sin duda una de las festividades más importantes en México “El día de todos los Santos” mejor conocido como día de muertos.

En estas fechas para festejar a esos seres que han partido pero que su recuerdo y esencia sigue con nosotros… armamos el altar u ofrenda como muestra de cariño. Cada ofrenda varía de acuerdo a las creencias, culturas y regiones.

El origen de estos altares va desde las culturas prehispánicas, fusionadas con las creencias religiosas europeas, así que hoy en día sumamos esos elementos para formar la mejor ofrenda para nuestros fieles difuntos, pero no solo se trata de decorar, cada elemento goza de un significado que te compartimos:

El tamaño:

Los niveles o escalones determinan la separación entre el cielo y la tierra, para crear un altar básico puede ser de dos niveles o sumarle uno que representa el inframundo y si quieres algo más elaborado y tienes el espacio puedes hacerlo de siete niveles que representan el camino que atraviesa el alma para llegar al descanso.

Papel picado: es un elemento llamativo por sus colores y figuras.

Agua: Se dice que un vaso con agua es uno de los elementos básicos de la ofrenda, este ayudará a calmar la sed del espíritu de su largo camino.

Fuego: Mejor representado por veladoras o cirios donde la luz es la que guía el camino de los difuntos. También representa la esperanza y la fe.

Tierra: Para representarla se recomienda colocar frutos y semillas como símbolo de lo que brinda la naturaleza.

Calaveras: Dulces alusivos a la muerte y que podemos encontrar con distintos ingredientes: chocolate, amaranto, azúcar.

Hoy en día tienen un toque de “sátira” podemos regalar una calaverita a un amigo o familiar con su nombre.

Flores: En especial se utiliza la flor de cempasúchil: tanto por sus colores y por el aroma característico que ayuda a guiar a las almas haciendo un camino con sus pétalos.

Colores: Predominan el color amarillo que representa la pureza y el color morado el duelo.

Arco: Este por lo regular se coloca en el último nivel o escalón, puede hacerse con diversos materiales y va forrado con flores, como símbolo de la puerta de entrada al mundo de los muertos.

Copal o incienso: Se utiliza para limpiar el lugar de malos espíritus. Su aroma purifica el ambiente.

Comida y bebida: por lo general se preparan los platillos que fueron los preferidos del difunto y se coloca la bebida que solía tomar.

Sal: elemento purificador

Pan: se utiliza como señal de ofrecimiento fraternal

Fotos: imágenes de nuestros difuntos, honrando a la persona que fue en vida.

Cruz: puede ser una cruz hecha de sal, ceniza o flores… esto va en la parte superior del altar y es un elemento religioso.

Ahora ya sabes los elementos que deben estar en tu ofrenda, lo importante es compartir estos momentos en familia recordando a los seres queridos. ¡Rescatemos nuestras tradiciones!