El entrenamiento funcional es uno de los métodos más efectivos y prácticos para conseguir un mejor rendimiento físico, optimizando nuestro cuerpo logrando una mayor coordinación, equilibrio y flexibilidad. Esto gracias a que nuestro sistema sabe de movimientos, no de músculos ni articulaciones.

Esta actividad es muy utilizada hoy en día por deportistas profesionales, amateurs y personas que están muy comprometidas con su salud. La razón es que va dirigido a mejorar nuestras capacidades físicas, mejorando la forma física y deportiva.

Entrenar  de esta manera consiste en movimientos tan simples como complejos, dependiendo de la capacidad de quien lo realiza y el entrenamiento- se refiere nuestro especialista David Moreno- “esta actividad se relaciona con algún deporte en específico o con algunos movimientos similares a los que realizamos en el día a día, como subir escalones, cargar objetos, lanzar, saltar y en algunas ocasiones hasta correr.”

También nos menciona que mediante estos ejercicios en los cuales involucramos tanto músculos que se contraen como músculos estabilizadores, nos ayuda a realizar correctamente movimientos de nuestra vida diaria, manteniendo posturas adecuadas, evitando contracturas, dolores musculares y articulares. Además de que nos ayuda a quemar más calorías que en un entrenamiento tradicional en el gimnasio, gracias a sus ejercicios de carga muscular, obteniendo resultados en menor tiempo

¿Qué herramientas se necesitan?

La versatilidad de éste método de entrenamiento te da la posibilidad de utilizar desde una banca en el parque, hasta un barra de dominadas.

Se puede practicar en los lugares más comunes, como un parque o en lugares muy especializados, como en un estudio diseñado para esto.

¿Cuáles son sus ventajas?

  • Se trata de un entrenamiento muy dinámico por lo que no resulta nada monótono o aburrido.
  • Puede y debe ser adaptado a los objetivos y características físicas de la persona, con ello conseguiremos los mejores resultados además de evitar lesiones.
  • Se basa en los movimientos del cuerpo, por lo que la quema de calorías puede a llegar a ser más alta.
  • Se logra mayor agilidad y equilibrio.
  • Mejora la flexibilidad y nuestra postura corporal.

Estos tipos de ejercicios bien dirigidos por un profesional pueden ser realizados por todo tipo de personas: niños, deportistas, principiantes, personas que se están recuperando de alguna lesión o incluso a personas de mayor edad.

Lo único que necesitas, es tener ganas de ejercitarte, un par de tenis, ropa cómoda y la actitud para empezar. Si te interesa este tipo de ejercicio asesórate bien y cuéntanos cómo te fue.